Sustentabilidad

La industria de oleoquímicos tiene más de un siglo y estaba perdiendo prestigio frente los avances de la petroquímica, ante la economía de escala y precios relativamente bajos de los derivados del petróleo, por lo menos hasta el final de 1970. Con el crecimiento de la preocupación por la preservación del ambiente y la búsqueda de materias primas y procesos sustentables, los oleoquímicos comienzan a ser exigidos por el mercado de productos al consumidor y entonces comienza a disputar algunas aplicaciones industriales. En ese contexto, los oleoquímicos comienzan a abarcar varios procesos de transformación de productos vegetales y animales en biocombustibles alternativos de alto valor agregado al diesel. Estos materiales son renovables, biodegradables y son originados en diversos sustratos de bajo costo. En general son ésteres, cuyas aplicaciones dependen de la familia de aceites: lauricos, oleicos, recinoléicos, poliinsaturados, entre otros.

Brasil tiene uno de los mayores inventarios de biodiversidad. Sus recursos naturales gradualmente se están haciendo conocidos con la investigación científica intensificada y los resultados son presentados como disponibles para la sociedad. Por lo tanto, Brasil posee uno de los mayores bancos de germoplasma in situ, que es notado por todos los que ocupan diferentes biomas en alta demanda por conocimiento o uso sustentable de la biodiversidad. La falta de domesticación de recursos naturales, como plantas medicinales, aromáticas y soporte de metabolitos secundarios con propiedades bio-defensivas llevaron a la subutilización y extinción de innumerables especies, imponiendo limitaciones socioeconómicas y ambientales. Además de eso, la producción agrícola de alimentos saludables fue confrontada con serios problemas de contaminación por toxinas y la dependencia del uso de pesticida. En ese contexto, el término fitoquímica abarca la investigación y estudio de componentes químicos de plantas utilizadas como ingredientes activos, sabores, colorantes y moléculas de la pared celular. Aplicaciones para esos productos pueden extenderse a diversas áreas, como la médica, farmacéutica, cosmética y higiene de los alimentos.

La expectativa de disminución de las reservas de petróleo y crecientes costos de extracción, combinados con una creciente preocupación por soluciones tecnológicas para la preservación ambiental, han demandado necesidades de consumo inmediato. Ese paso en la dirección opuesta a la explotación de fuentes fósiles de materias primas rompe un paradigma global mantenido por décadas y que fue la base del desarrollo de toda la cadena industrial.

Es notorio que las fuentes fósiles de materias primas están presentes en todos los niveles de la cadena de suministros, desde su operación, primariamente para efectos de energía, fue la base del desarrollo de la sociedad industrial. Por tanto, el comportamiento de la economía se tornó extremamente sensible a cualquier modificación en su calidad, precio o demanda.

Aumentos significativos en los precios del petróleo habilitaron el uso de algunas fuentes alternativas, que antes no tenían competitividad económica. Es notable el destaque que la bioenergía global está ganando debido a los altos precios recientemente alcanzados por el barril de petróleo. El éxito de la implantación del etanol en la matriz energética de Brasil ha sido un ejemplo para el desarrollo de nuevas políticas energéticas.

El tema “oleoquímicos” está compuesto por los procesos de transformación de aceites vegetales y grasas animales en productos con alto valor agregado. También incluye los nuevos procesos que son asunto de investigación y desarrollo de proyectos, I&D permitiendo el uso de materias primas basadas en aceite de semillas como fuentes de biodiesel. Esas materias primas producen esencialmente metil y etil ésteres de ácidos grasos, utilizados como sustitutos del combustible usado en motores diesel. Varios países ya incluyen esos derivados en sus matrices energéticas.

Los principales oleoquímicos son derivados de ácidos grasos, compuestos nitrogenados grasos, alcohol graso y glicerol, como se mustra en la figura siguiente. El glicerol, es el principal co-producto de la trans-esterificación aplicada en la producción de biodiesel y producido en gran escala, ha recibido atención especial.

Los aceites vegetales y grasas animales encontradas en la naturaleza están compuestos de triacilgliceroles ácidos de ácidos grasos saturados a insaturados y glicerol. Ellos tienen la formula: ROOCCH2-CH (OOCR’) - CH2OOCR”, donde R, R' e R" son grupos alquil o alcenilo. Generalmente hay más de un ácido graso triglicérido presente y considerado mezclado. Los principales ácidos grasos encontrados en aceites vegetales y grasas animales son identificados en la Tabla siguiente.